9:31 am - Jueves Julio 27, 2017

Requiem a Jorge Ocaris Bohorquez

338 Viewed admin 0 respond

Te conocí en uno de los plantones que realizamos contra el maltrato animal, por supuesto que en el mercado unicachi, a fines del 2015, tenías perfil bajo, no hablabas mucho, eras al contrario callado, taciturno, pero para agitar le ponías fuerza a tu voz, tenías minusvalía, una pierna ortopédica, pero nunca fue una limitación para ti, participabas como voluntario en el mercado huamantanga, dándole de comer a los perritos que estaban abandonados allí, eras profesor de matemáticas, trabajaste en diferentes colegios, pero nunca tuviste una estabilidad laboral, eras contratado, quizás eso hizo que descuidaras tu salud, porque no tenías familia, solo un hermano que nunca se preocupó por ti, solo tenías perros y gatos y te dedicaste a ellos a darles amor y comida a cuanto perrito encontrabas en tu camino.
El año pasado entre agosto y setiembre, estando en mi sacrosanto turno de dar de comer a los animalitos de unicachi, apareciste en nuestro depósito, nos sorprendió tu visita, pues estaba con Cecilia, estabas muy preocupado y nos comentaste tu estado de salud, tenías fibrosis pulmonar, cáncer a los pulmones, estabas angustiado por tus perritos y gatitos, me dijiste que querías donar tu casa para hacer un albergue para animales abandonados, eso me conmovió terriblemente, los tres nos abrazamos y lloramos juntos, te dije: Jorge no estás solo, somos tus hermanos, los animalistas, no te preocupes yo te acompañare a tus controles en el hospital, de repente no es tan grave, amigo fuerza; eso te reconforto y ese día nos ayudaste a dar de comer a nuestros peques.
Así fue como me comprometí a ser tu apoyo, casi siempre te acompañaba al hospital Cayetano Heredia, al servicio de neumología, para tus citas, exámenes y chequeos, el día que te toco hacer el examen de endoscopia, pero a los pulmones, estuve todo el día a tu lado y salimos en la noche del hospital, no podías ir a tu casa, era muy lejos y estabas todo adolorido, viniste a descansar a mi casa, conociste a mis perros y gatos, al toque hiciste empatía, cenamos, descansaste y al día siguiente regresaste a tu casita. Para ayudarte con un amigo periodista, te visitamos e hicimos un reportaje, conocí tu humilde vivienda, muy precaria; pero estábamos contentos pensando que después del reportaje, la gente al verlo se sensibilizaría, esto no paso, nadie te llamo, ni te visito, pero eso no te amilano, seguías perseverantemente adelante, te preocupaba el futuro de tus perritos y gatitos, siempre me insistías en dejar tu casa para un albergue para ellos, me quisiste entregar tus papeles de casa, yo no lo acepte y hoy no sabemos qué será de ella. En diciembre martes 13 me accidento y pierdo contacto contigo, no sé cómo te enteras y vienes a mi casa a verme, eso me conmovió mucho, te note muy delgado, extremadamente débil, enjuto, ¿ qué te ha pasado en este mes que he dejado de verte? Le dije, pero muy optimista me dijiste, Janet me voy a operar, el doctor dice que se puede vivir con un pulmón, pero me faltan donantes de sangre, al toque yo me apunte, tomamos lonche y te acompañe a la av.; pero desde esa fecha yo me quede muy preocupada, te veía mal, muy desmejorado.
Hasta el viernes 6 de enero que te internas, por emergencia y me llamas por telf. a las 7pm. Janet estoy ingresando al hospital, conversamos y quedamos en vernos el sábado temprano, te sentí optimista, y muy temprano me llaman del hospital para decirme que habías muerto en la madrugada, sentí un gran dolor en mi corazón, llore mucho, Jorge, Jorgito el amigo de los niños, de los jóvenes y de los perritos se había ido de este mundo para siempre.
Recuerdo que en la IEP. Miguel Arcángel, el 28 de octubre te organizaron una actividad económica pollada, estuve allí un día antes y el mismo 28 todo el día, ayudando limpiando pollos, despachando, y allí pude conocer la inmensidad de tu alma, todos los profesores te querían, los alumnos, te habías ganado el respeto y cariño por ser educado, correcto y noble, me emocione hasta las lágrimas, cuando había grandes colas para entregar la pollada, se acabó todo y falto, se hizo más de 400, que bueno dije ahora Jorge tendrá para su movilidad, taxi y almuerzo, quiero agradecer al Director de esta prestigiosa I. E. que a pesar que Jorge por su delicado estado de salud, ya no laboraba allí, le seguían pagando su sueldo, que no era mucho, pero lo ayudaba en sus gastos, él estaba muy agradecido por ello.
Amigo Jorge te acompañamos en el velorio, fuimos el equipo de unicachi, con Diana, Ceci y Antony todos muy acongojados, había muchos jóvenes y vecinos, también muchos perritos debajo de las sillas, al día siguiente fuiste a despedirte de tu casa, de tus vecinos, de tus perros, todos te estaban esperando para rendirte el homenaje que te merecías, tus alumnos niños y jóvenes, todos resaltaron tu inmensa humanidad, a pesar de tu pobreza, era bueno compartías lo que tenías, amabas a los perros con todo tu corazón, eras dirigente vecinal de San Benito, participabas en las marchas, asambleas y siempre estabas adelante, nunca te amilano el ser minusválido, no tener una pierna, eso nunca te impidió participar, siempre nos hablabas de tus perritos del mercado Huamantanga, le dabas de comer a cuanto perrito veías y hoy todos te lloramos humanos y no humanos, porque te nos fuiste abruptamente, sin despedirnos, pero déjame decirte con lágrimas en los ojos Jorge, que seguiremos adelante, que no te olvidaremos, que fue un honor para mí conocerte y ser tu amiga, caminar contigo, ayudarte, hoy te nos has ido al infinito, al lado del padre celestial, pero tu figura nos acompañara siempre, siempre y reafirmamos nuestro compromiso con los sin voz, hasta que Dios nos de vida. Justo el día del entierro, subiendo la pesada cuesta de uno de los cerros más altos de Carabayllo, pasando en hombros de tus vecinos, Diana se dio cuenta, nos encontramos con un perrito en estado agónico, lleno de moscas y garrapatas, tenía distemper y erliquia, lo habían tirado al cerro para que se muera sufriendo y lentamente, lo recogimos, lo envolvimos en una sábana que pedimos a la primera casa que encontramos, nos dijeron que se llamaba Bobby, su cuerpo era hueso y pellejo, no tenía fuerzas, apenas respiraba, lo abrazamos y lo llevamos al veterinario, salir de ese cerro fue difícil, solo nos sacaba un colectivo y tomar taxi a los Olivos, el Dr. lo reviso y dijo que era irreversible estaba muriendo, le puso su tranquilizante y ampolla, tengo en la retina su triste mirada, sus ojos negros llenos de legañas, pero se fue tranquilo sin sufrir, pensé Dios, Jorge nos puso en el camino a ese perrito, no quería que siga sufriendo, sé que él hubiera hecho lo mismo, después el dilema donde lo enterramos, no lo podíamos dejar tirado en cualquier lugar, era un foco de contaminación, así que lo trajimos a Santa Rosa para enterrarlo y descansa en nuestra zona. Ahora después de tu partida, tenemos una tarea más que como siempre asumiré con Diana, velar por tus mascotas, regresaremos a San Benito para ver donde se quedarían y quien se va a encargar de su cuidado y atención, descansa en paz, Jorgito porque no nos olvidaremos de tus mascotas, a las cuales tu querías tanto.
GRACIAS JORGE POR SER UN SER HUMANO COMPLETO Y POR DEDICAR TUS MEJORES AÑOS A LA DEFENSA Y PROTECCION DE LOS SERES MAS DESVALIDOS DEL MUNDO.

C. JORGE OCARIS BOHORQUES PRESENTE.
CUANDO UN ANIMALISTA MUERE, NUNCA MUERE

Single content advertisement top

Publicidad

Don't miss the stories followREPORTEROS PERU and let's be smart!
Loading...
0/5 - 0
You need login to vote.
Filed in

Historiador Charles Walker en Comas

fernando mora garcia

Fernando Mora Garcia: “Soy agustiniano de nacimiento y conozco las necesidades de todas las zonas”

Related posts
Your comment?
Leave a Reply